Dependencia emocional: cómo superarla

Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on google
Share on whatsapp
Share on email

Todos conocemos, o las hemos sufrido, relaciones en las que la persona literalmente se queda “enganchada” a su pareja. Es lo que llamamos dependencia emocional o adicción al amor. Te contamos en qué consiste y te ayudamos a identificarla para poderla combatir.

Cuando existe dependencia emocional, la persona se convierte en un “yonki” de su pareja y la relación sentimental se transforma en algo patológico y tóxico. En estas relaciones hay siempre una falta de amor por parte de uno de los miembros hacia el otro y de éste hacia sí mismo, que no es capaz de abandonar la relación por mucho sufrimiento que le cause. Es cierto que, además, las personas dependientes tienden a repetir este patrón de enganche en todas sus relaciones y a lo largo de su ciclo vital.

Qué es la dependencia emocional

Esta dependencia se caracteriza por una necesidad extrema de vínculo afectivo, temor o miedo al abandono, al rechazo o la soledad, pérdida de la autonomía, búsqueda de aprobación constante, dificultad en la toma de decisiones o en la expresión de necesidades y emociones propias. El dependiente siente una voracidad afectiva constante y necesita acceso continuo a su pareja, a la que normalmente tiene idealizada en extremo.

Como cualquier otra conducta adictiva, la dependencia emocional se mantiene por los mismos mecanismos de refuerzo positivo y se genera una dependencia de tipo psicológico. 

La dependencia al amor es una adicción de tipo comportamental y, como tal, tiene tres rasgos característicos: 

  • Pérdida de control y de la voluntad.
  • Compulsión y obsesión.
  • Perseverancia a pesar del malestar, el sufrimiento y las consecuencias negativas que está teniendo la conducta. 

También, como en otro tipo de adicciones, se sufre un “síndrome de abstinencia”  tras la ruptura, con pensamientos repetitivos y angustiosos, ansiedad, sentimientos extremos de tristeza y pena (incluso depresión en algunos casos), trastornos del sueño o de la alimentación, intento frenético por recuperar la relación, mantener el contacto o la comunicación… 

En ocasiones puede aparecer incluso la ideación suicida como solución al sufrimiento desmesurado que se está viviendo o como intento de manipulación para lograr que se retome la pareja. 

Características del dependiente emocional

A nivel epidemiológico podríamos decir que afecta por igual a ambos sexos, aunque es menos posible que sea verbalizada por los varones por el estigma de la vergüenza.

Las personas dependientes se caracterizan por un alto grado de inseguridad y otros síntomas o conductas como pueden ser:

  • Baja autoestima.
  • Elevada autocrítica y autodesprecio. Evaluación negativa de sí mismos.
  • Perfil pasivo de respuestas. Dificultad para expresar sus deseos, sus necesidades o su criterio y para hacer valer sus derechos asertivos. 
  • Conducta sumisa que les puede ocasionar sensación de ser manipulado o incomprendido y rabia hacia sí mismo y hacia los demás.
  • Poco criterio en la búsqueda de pareja.
  • Sentimientos de inferioridad.
  • Indecisión.
  • Miedo al rechazo, abandono o soledad.
  • Necesidad constante de vínculos afectivos y de aprobación y validación.
  • Pérdida de autonomía.
  • Dificultad para asumir responsabilidades y tomar decisiones.
  • Tendencia a la depresión o a la ansiedad. 

Cómo superar una dependencia emocional

A continuación, te contamos cuáles son los pasos necesarios para superar una dependencia emocional y escapar de una relación tóxica:

  • Enumeración de los perjuicios que recaen sobre la relación.
  • Fomentar la autonomía e independencia, con actividades de autocuidado y que tengan como objetivo promover la resolución personal y el aprender a estar solo.
  • Trabajar la autoestima. Búsqueda de ocupaciones que impulsen la valía, el amor propio y los distintos niveles o componentes de la autoestima para obtener una valoración propia óptima:
    • Autoconocimiento.
    • Autoconcepto.
    • Autoevaluación.
    • Autoaceptación.
    • Autorespeto.
  • Sustitución de los pensamientos distorsionados y obsesivo-rumiativos por otros más sanos y saludables.
  • Impulsar la toma de decisiones de modo independiente, sin la necesidad de tener en cuenta la opinión de terceros o de buscar la aprobación constantemente.
  • Animar al establecimiento de vínculos y relaciones más sanas, equilibradas y saludables.

Recuerda que si necesitas ayuda para superar la dependencia emocional, podemos ayudarte!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia de navegación y para obtener datos estadísticos. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies