Ejemplo de peritaje psicológico

Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on google
Share on whatsapp
Share on email

Queremos compartir un ejemplo de peritaje psicológico o informe pericial que te resultará de utilidad si tienes que elaborar alguno.

La historia

El informe en psicología forense o peritaje psicológico comienza con la historia, que presenta una serie de peculiaridades:

  • Importancia de la información de terceras personas (autos, informes médicos…).
  • Imprescindible el estudio de la biografía de sujeto.
  • Descripción literal de lo que el paciente nos refiere.
  • Exploraciones médicas y psicológicas complementarias.
  • Utilización de terminología internacional psiquiátrica (APA y OMS).
  • Agudizar la detección de simulación o disimulación.
  • Contar con la posibilidad de un paciente no colaborador.

Estructura del peritaje psicológico

1) Filiación (datos personales)

Información más completa de todos los datos identificativos del peritado.

2) Impresión clínica (primera consulta)

Exploración general global de la primera impresión de las funciones psíquicas, de su conducta y apariencia en general.

3) Objeto de la pericia (motivo de la consulta)

Motivos subjetivos que han originado la necesidad de la pericia. Es importante la
transcripción literal, por lo que recogemos textualmente el relato espontáneo del peritado, sin interpretaciones personales.

4) Estructura y antecedentes familiares

Debemos obtener una idea clara y global de la estructura familiar del peritado (genograma
completo). Son los datos derivados de las entrevistas, incluyen la estructura y los antecedentes familiares, la familia nuclear en casos de guarda y custodia y antecedentes personales. Es importante la impresión que tiene el peritado de los miembros de la familia.

5) Antecedentes personales

Enfermedades, alteraciones médico-psiquiátricas, consumo de drogas o tóxicos, medicaciones, historia de la delincuencia, privación de libertad.

6) Exploración psicopatológica

Se trata de un estudio completo del estado mental del peritado a través de la observación clínica (al margen de las técnicas de psicodiagnóstico). La conforma la exploración de todas las áreas de funcionamiento cognitivo-emocional y se realiza necesariamente bajo un completo conocimiento de la psicopatología y un estricto entrenamiento en la identificación, recogida y descripción de todos los signos y síntomas.

7) Integración y red de apoyo psicosocial

En los casos en los que se contempla la posibilidad o no de ingreso en prisión o en centro terapéutico de régimen cerrado, hay que valorar las posibilidades de control y sostén psicológico del entorno sociofamiliar cercano.

Para ello, exploramos:

  • Elementos cercanos con posibilidades de apoyo y de control.
  • Capacidades laborales/ ocupacionales.
  • Recursos sociales en la zona.

8) Información objetiva

En la medida de lo posible, manejamos información pertinente al caso fuera del alcance de la exploración personal propiamente dicha. Analizamos y estudiamos:

  • Información en autos: denuncias, declaraciones, actos notariales, informes de la policía científica, etc…
  • Informes clínicos: médicos, partes de urgencias, otros informes periciales.

Información de personas allegadas (dependiendo del caso): Especialmente en los casos en los que se vislumbra la posibilidad de enfermedades que impliquen dificultades importantes en el control de la realidad, en el recuerdo o en el gobierno de sí mismo.

9) Pruebas de diagnóstico

Inicio de una nueva fase dentro de la exploración pericial. En toda entrevista clínica-psicológica de carácter forense o pericial, la objetividad científica (datos contrastables) resulta prioritaria. Viene condicionada tanto por las exploraciones de sustrato físico y analítico/biológico si fuera necesario (técnicas complementarias), como por las diversas pruebas psicométricas (técnicas de psicodiagnóstico).

9.1) Exploraciones médicas (técnica complementarias): técnicas de neuroimagen (electrofisiológicas y neurorradiológicas) y técnicas de laboratorio.

9.2) Pruebas de psicodiagnóstico (técnicas psicométricas): nos permiten estudiar científicamente y cuantificar las variables determinantes a la hora de valorar el diagnóstico.

Resumen final 

Una vez finalizado el estudio clínico, debe llegarse a un diagnóstico diferencial, del que, tras el conveniente razonamiento reflexivo, se extraerá el diagnóstico final (ceñido a criterios de clasificación internacional CIE-10 (Organización Mundial
de la Salud) y DSM-5 (American Psychiatric Association), con el fin de unificar criterios y evitar ambigüedades y disparidades científicas.

El resumen final debe ser claro, concreto y preciso. A pesar de ello, no renunciamos a exponer y contrastar criterios. Dicho resumen debe expresar no solo el/los diagnóstico/s a los que hemos llegado, sino las dudas aparecidas en el curso de la exploración, así como el
pronóstico, las limitaciones del informe y la mejor actitud terapéutica a seguir.

Recuerda que en Libella Psicología podemos elaborar informes periciales. Consúltanos sin compromiso.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia de navegación y para obtener datos estadísticos. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies